Invitación
Colores Primos, Galería Oops.

Energía, vitalidad, color, línea, dibujo, movimiento, libertad…es lo primero que se percibe cuando uno ve los trabajos de Antonia Boza y Benjamín Wilson.

La elección del nombre de la exposición Colores Primos, resulta acertada. Hay algo esencial en esta muestra que recuerda los inicios de los procesos creativos y nos conecta con ese placer esencial y lúdico que tiene que ver con enfrentarse a una tela en blanco y un pote de pintura. La libertad del trazo, la ironía y el desparpajo con que ambos enfrentan el trabajo artístico nos hace reflexionar en torno al misterio que rodea la energía creadora.

Benjamín cita en su blog a Matisse: “con el color se obtiene una energía que parece surgir de la brujería”1. Pensamos nuevamente en los inicios, en la función mágica de la pintura, en el poder ritual que tenía el mago/artista sobre un mundo hostil y amenazante.

Antonia invade la sala con un lienzo monumental, realizado in situ, invita a los espectadores a ver mientras pinta, a desacralizar el momento prodigioso en que el cual la tela se puebla de personajes caricaturescos, con lo que ironiza el entorno del barrio y la sociedad actual; Benjamín publica pensamientos en las redes sociales, se hace cargo del error como parte de su proceso: chorrea y cubre con colores sus bailarinas, que se mueven como marionetas inconscientes de la mano que las origina.

Filamentos y filiaciones, juegos gráficos y tramas, movimiento y energía, planos abstractos de colores, síntesis, son el fruto de los sortilegios que ambos llevan a cabo en su taller. El misterio de Colores primos se haya en su esencia.

Angela Wilson S.
Artista Visual

6
La Mirada Exógena, Museo de Arte Contemporáneo de Valdivia.

La Mirada Exógena, la expresión tácita de una mirada venida de fuera. La aseveración de la distancia del observador. Así se plantea en primer término la muestra colectiva de los artistas Paloma Rodríguez, Esteban Orellana, Macarena Yáñez y Antonia Boza ¿Por qué? Por la realización de una obra que desplaza su acción desde el centro (la Metrópoli) al sur del país.

Sin embargo, detrás de lo exógeno de la mirada aquí expresado, lo que de verdad puede apreciarse es la sintonía de 4 obras que nutren su influencia fuera del marco de la ciudad expandida y sus cuestionamientos. Hay en los trabajos presentados una nítida percepción de la profunda riqueza visual, cultural e identitaria del país en su conjunto, desbordando los márgenes de la capital desde la trayectoria individual y su oficio.

En la muestra, se da énfasis a la mitología, el paisaje, la identidad y la crisis del territorio regional, y cómo este debe hacer frente a las sucesivas transformaciones del último siglo, la imposición de estas desde la Metrópoli, su asimilación, y su condición amenazada de garante de las tradiciones y vehículo de transmisión de la memoria oral colectiva. ,   fragmento texto Andrés Grillo, Historiador del Arte.

 Parte del proyecto colectivo fue el dar a conocer la muestra a  otras cuidades como Santiago, en el  Centro Ciudadanos de Ñuñoa y en la Corporación Cultural de San Antonio.